“No existe un plan B para la calidad del aire y el cambio climático”

Imagen

El Plan de Calidad de Calidad del Aire y Cambio Climático de la ciudad de Madrid se aprobó el pasado mes de septiembre siguiendo la estela de otras ciudades europeas. Paz Valiente, coordinadora general de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, nos habla de las 30 medidas del Plan A, su implantación y sus efectos en los ciudadanos.

¿Por qué surge la necesidad del Plan A de la ciudad de Madrid?

La ciudad de Madrid se enfrenta a dos retos importantes: reducir la contaminación atmosférica, especialmente los niveles de dióxido de nitrógeno, que es un gas tóxico para la salud, y luchar contra el cambio climático. Por ello se ha elaborado el Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático, la herramienta estratégica de la ciudad que propone las medidas adecuadas para alcanzar los objetivos marcados.

¿Realmente no existe un plan B y nos encontramos ante la última oportunidad para plantar cara a la contaminación, cumplir con la Agenda Europea del Clima y enfrentarnos al cambio climático?

Efectivamente, no existe un plan B para la calidad del aire y el cambio climático. No hay un plan alternativo para resolver un grave problema de salud, como es el que provocan los altos niveles de dióxido de nitrógeno. Al mismo tiempo, tenemos que responder ante la Unión Europea por incumplir la legislación en materia de calidad del aire. Y tampoco hay alternativa para luchar contra el cambio climático e incrementar la capacidad de la ciudad de adaptarse a sus efectos como son las olas de calor, la reducción de las precipitaciones, las tormentas y otros eventos extremos.

¿Qué medidas plantea el Plan A y que impacto tendrán en los ciudadanos?

El Plan A plantea un conjunto de medidas que si se aplican sin restricciones y de forma estricta, de acuerdo con la simulación efectuada por la Universidad Politécnica de Madrid, permitirán un descenso de los niveles de NO2 del 23% en 2020 respecto de los niveles de 2014. Esta disminución mejorará notablemente la salud de nuestros ciudadanos.

Ya se ha iniciado una implantación progresiva de las medidas del Plan, entre las que podemos destacar la definición de la nueva Área Central Cero Emisiones, el desarrollo de la Red Básica Peatonal Central, la creación de nuevos carriles bici, la mejora de BiciMAD, los incentivos a taxis y empresas de distribución para la utilización de vehículos de bajas emisiones, el refuerzo del compromiso de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) con un modelo sostenible y el desarrollo de Madrid+Natural para adaptar la ciudad al cambio climático.

Analizando las 30 medidas, da la sensación de que el tráfico es la principal fuente de contaminación de la ciudad y el principal problema.

Del Inventario de Emisiones de la Ciudad de Madrid se desprende que el tráfico rodado es, con gran diferencia, la principal fuente de emisiones de óxidos de nitrógeno, con un 51,4% del total, lo que justifica la importancia que se le ha atribuido a la línea de movilidad sostenible dentro del Plan A.

Los servicios de vehículos eléctricos compartidos han tenido una gran aceptación entre los ciudadanos. ¿Cómo encajan estas iniciativas en el Plan A?

Madrid se ha convertido en un laboratorio urbano de la movilidad compartida cero emisiones. En la actualidad, cinco empresas operan en la ciudad, tres de motocicletas eléctricas y dos de vehículos eléctricos, a las que se unirá una nueva de coches el próximo mes de diciembre.

Los sistemas de vehículos compartidos eléctricos son una opción que encaja de forma ejemplar en el Plan A, ya que ayudan a reducir la intensidad del tráfico y fomentan el cambio a tecnologías de automoción menos contaminantes. El interés municipal por esta forma de moverse por la ciudad queda reflejado en los incentivos que se ofrecen a los vehículos cero emisiones, tanto fiscales como de estacionamiento.

BiciMAD, el servicio público de bicicletas eléctricas, tiene una gran demanda y peticiones de ampliación a más barrios de la ciudad. ¿En qué situación se encuentra tras tomar el control del servicio hace un año la EMT? 

Tras un período inicial de mejoras técnicas, desde la empresa municipal consideran que se ha logrado una completa estabilización del servicio. Todos los indicadores puestos en marcha hace un año han consolidado su evolución positiva. Tras los buenos resultados en la gestión, la EMT comenzará a ampliar el servicio. El objetivo es que en 2019 el sistema duplique su tamaño y llegue a las 4.000 bicicletas y a las más de 350 estaciones.

Además de esta ampliación, ¿qué medidas del plan se van a poner en marcha próximamente?

Se van a poner en marcha todas las medidas previstas en el Plan A. Probablemente una de las más significativas a implantar en 2018 es la creación del Área Central Cero Emisiones, que evitará el tráfico de paso por el distrito Centro. Su creación facilita la aplicación progresiva en los próximos años de restricciones a los vehículos más contaminantes.

Por lo que se refiere a la EMT, se renovará la flota de autobuses con vehículos poco o nada contaminantes, se intensificará el proceso de electrificación, se pondrá en marcha la primera línea de autobús con sistema de carga eléctrica por inducción, se instalarán nuevos puntos de recarga eléctrica y se gestionarán nuevos aparcamientos disuasorios.

Algunas de las medidas pueden resultar poco populares en una ciudad que tradicionalmente ha tenido una cultura de movilidad basada en el coche privado. ¿Qué se puede hacer desde el Ayuntamiento para cambiar esta forma de pensar?

El Plan contempla tanto incentivos como restricciones, así como una aplicación gradual de las distintas medidas que facilitará la aceptación de las mismas, en especial aquellas que afectan a limitaciones de circulación o estacionamiento. Al mismo tiempo, se favorece a través de medidas específicas tanto el uso del transporte público, con mejores dotaciones, aparcamientos disuasorios y facilidades de uso, como los modos de movilidad activa, como son la bicicleta y el caminar.

El Ayuntamiento también está trabajando en la concienciación ciudadana y la educación ambiental. En cualquier caso debemos recordar que ya hay una importante proporción de ciudadanos que están de acuerdo y apoyan estos cambios en favor de una ciudad más limpia, más moderna y más sostenible.

Ver más noticias

31 Julio 2017
Vivo el recuerdo del Foro Mundial sobre las Violencias Urbanas y Educación para la Conv ...
Leer Más
11 Octubre 2017
José Manuel Calvo, doctor arquitecto, profesor, investigador y actual delegado de Desar ...
Leer Más
25 Septiembre 2017
El paseo del Prado de Madrid se ha convertido durante una semana en un inmenso escenari ...
Leer Más