Flota eléctrica municipal

Coches blancos y verdes de la flota eléctrica municipal se cargan mientras se encuentran aparcados en un parking subterráneo.

DESCRIPCIÓN

La progresiva incorporación de vehículos eléctricos a la flota municipal es un objetivo que no solo incide en la reducción del impacto ambiental de los servicios sino que tienen un importante componente de compromiso y sensibilización ambiental. El vehículo eléctrico no genera emisiones contaminantes a nivel local y también reduce los niveles de ruido en la ciudad. Además, la electrificación de la movilidad se considera un importante vector en la hoja de ruta hacia la des-carbonización de las ciudades. Por todo ello la movilidad eléctrica es uno de los ejes del Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático de la ciudad de Madrid y, como corresponde al papel ejemplificador de las administraciones, implica un esfuerzo de renovación de la flota perteneciente al Ayuntamiento con vehículos eléctricos.

 

A lo largo de 2017 y 2018 se han llevado a cabo importantes actuaciones para permitir la electrificación de la flota municipal, acciones que pueden agruparse en tres líneas de trabajo:

 

-Elaboración de modelos de pliegos y cláusulas de contratación para la adquisición o el renting de vehículos que priorizan el vehículo eléctrico como opción preferida, salvo que los servicios justifiquen la no viabilidad de utilizar este tipo de vehículos.

-Adecuación de los edificios municipales mediante la instalación de puntos de recarga eléctrica.

-Información y sensibilización interna para los distintos gestores de flotas municipales sobre los beneficios y posibilidades de los vehículos eléctricos (pruebas con vehículos de demostración, jornadas, documentación sobre modelos disponibles, etc.)

 

Como resultado de estas acciones, a fecha 1 de enero de 2019, la flota municipal “cero emisiones” de las diversas Áreas de Gobierno está integrada por 243 coches eléctricos, 5 coches híbridos enchufables, 6 furgonetas eléctricas y 23 motos eléctricas, a los que se suman, por parte de las empresas contratadas que prestan servicios para la ciudad, 25 coches eléctricos, 29 furgonetas eléctricas y 1 camión eléctrico. Estos vehículos se han integrado en múltiples actividades urbanas como policía municipal, agentes de movilidad, inspección ambiental y limpieza, servicios administrativos, zonas verdes, servicios de salud, calidad del aire, etc.

 

En lo que respecta a la infraestructura eléctrica para la recarga, se han instalado 167 cargadores para vehículos eléctricos en más de 30 edificios municipales.

 

OBJETIVOS

-Reducir las emisiones contaminantes de la flota de vehículos municipales mediante la incorporación de vehículos eléctricos.

-Alcanzar el objetivo de vehículos CERO y ECO (conforme a la clasificación nacional de la Dirección General de Tráfico) para el 75 % de la flota de turismos y motocicletas del Ayuntamiento de Madrid en 2020.

-Ejercer el papel ejemplarizante de las administraciones como herramienta de sensibilización y promoción de la movilidad eléctrica para la mejora de la calidad del aire y la lucha contra el cambio climático.

-Adquirir experiencia en la gestión de flotas cero emisiones y los sistemas de recarga de vehículos eléctricos y colaborar con otras ciudades mediante la participación en proyectos y redes internacionales de movilidad sostenible.

 

DURACIÓN

A partir de la década de 1990 se realizaron las primeras pruebas piloto e incorporaciones de vehículos eléctricos a la flota del Ayuntamiento de Madrid, fundamentalmente en la flota de parques y jardines. Sin embargo hasta 2016 no se ha producido un salto cualitativo en la introducción de vehículos eléctricos. En 2017 y 2018 se han incrementado de forma significativa de modo que la proporción de coches que se incorporan a la flota municipal son en su mayoría eléctricos.

 

La renovación de la flota hacia un modelo cero emisiones es un proyecto indefinido que se ajusta a la innovación tecnológica y la disponibilidad de modelos de vehículos más eficientes y limpios. El Plan A de Calidad del Aire y cambio Climático establece unos hitos en 2020 y 2030 de alcanzar una proporción del 75 % y del 90 % respectivamente de vehículos limpios (categoría CERO y ECO) en la flota municipal.

 

INVERSIÓN

En 2018 se ha realizado una inversión de 270.000 € para la instalación de puntos de recarga eléctricos en edificios y centros municipales. Los contratos de renting y adquisiciones de vehículos eléctricos suponen un coste aproximado anual de 1.100.000 €/año.

 

Hay que tener en cuenta, no obstante, que las cuotas de renting para vehículos eléctricos son cada vez más competitivas en relación a las de vehículos de combustión tradicionales y que existe un importante ahorro económico en el uso de coches eléctricos frente al consumo de combustibles de origen fósil.