Estrategia de Movilidad Urbana Sostenible

Vista de la Gran Vía con la plaza de Callao al fondo en un día soleado.

DESCRIPCIÓN

La estrategia de movilidad sostenible del Ayuntamiento de Madrid forma parte de la Estrategia de Regeneración Urbana Madrid Recupera y se ajusta también a los objetivos de calidad del aire y lucha contra el cambio climático. Madrid aprobó en septiembre de 2017 el PLAN A de Calidad del Aire y Cambio Climático que establece el marco director de la política de movilidad de los próximos años. El plan establece 21 medidas relacionadas con la movilidad sostenible del total de 30 que lo componen y que afectan directamente al nuevo modelo de usos del espacio público, como la priorización de la movilidad peatonal, la mejora y ampliación de la red ciclista o el rediseño del viario principal centro-periferia. 

 

En el ámbito de la movilidad ciclista la Junta de Gobierno de la Ciudad de Madrid aprobó en enero de 2018 la Revisión y Actualización del Plan Director de Movilidad Ciclista, que define las nuevas estrategias de intervención en materia ciclista. En concreto, el documento se elaboró con un objetivo común, resumen de su espíritu: la equidad ciclista, entendida como la promoción de la movilidad ciclista para el conjunto de la ciudadanía, atendiendo a las necesidades de todos. Y parte de la base de que la bicicleta, como un vehículo más, debe tener presencia en la calzada.

 

De esta manera la movilidad ciclista con su aliada “natural”, la movilidad a pie, y su complementariedad con el transporte público va a ayudar a permitir un uso más amable y eficiente del espacio público, disminuyendo el impacto ambiental de la movilidad y consiguiendo una ciudad más amable para todos.

 

A su vez el Plan Estratégico de Regeneración Urbana PLAN MADRE, que establece el conjunto de actuaciones para contribuir a la regeneración de la ciudad consolidada plantea objetivos acordes a esta nueva política de la movilidad y plantea una tipología de actuaciones que denomina “ejes cívicos” como vías principales de distrito que cuentan con una importante actividad en su entorno, en la que se propone estudiar el diseño de la calle para incluir un reparto más equilibrado entre modos de transporte, ampliando el espacio peatonal e integrando modos más sostenibles.

 

En referencia a la normativa es de destacar la reciente aprobación de la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible el pasado mes de octubre de 2018, la cual supone un punto de inflexión en la manera de entender la movilidad de nuestra ciudad, estableciéndose medidas para fomento de los modos de transportes más sostenible encabezados por la movilidad a pie, pero sin olvidar el transporte público ni la movilidad ciclista para la que se establece una regulación específica.

 

Dentro de las medidas desarrolladas adquiere el mayor protagonismo la implantación de la Zona de Bajas Emisiones Madrid Central la cual comenzó a funcionar el 30 de noviembre de 2018. Esta medida que restringe el acceso al tráfico motorizado en función de su carácter contaminante, es la primera del Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático. La misma favorecerá al peatón, la bicicleta y el transporte público, que ganarán en protagonismo y espacio también con la reforma de calles como Gran Vía o Atocha. De esta manera, el distrito Centro se convertirá en un pulmón para la ciudad en pleno corazón de Madrid.

 

INVERSIÓN

Siguiendo un orden de prioridades, se buscará financiación para los proyectos de las actuaciones concretas, a través de Presupuestos Participativos, Fondos de Reequilibrio, ayudas de la Comunidad o del Estado, incluso apoyo de fondos europeos.

 

 

MÁS INFORMACIÓN

sgplanimovilidad@madrid.es